Regreso de las vakéishons

Regresé de mis vakéishons y ¿con qué me encontré? Con harto polvo porque aparentemente se olvidaron limpiar mi puesto, y una araña en el monitor a la que le tuve que anunciar que debía buscar otro lugar para vivir.

Fui recibida con chismes, con indiferencia, con rencor, pero eso no me preocupa mucho la verdad, pues supongo que eso viene adherido como marca registrada a los habitantes de Loserland.

Me preocupa sin embargo la mediocridad y lo poco que me agrada ya este lugar. No es que no pueda sobrellevarlo, es sólo que uno siempre busca ser feliz con lo que hace, pero yo no lo soy.

Y no es que yo me haya caracterizado siempre por la felicidad desbordándose de mis orejas, de hecho tengo ataques frecuentes de depresión, de esos que te llevan a vomitar mientras lloras. Sin embargo me parece que soy la única que mira con preocupación las cosas y supongo que poner todo el peso de ello sobre mí no vale la pena si no te escuchan.

Y ya no quiero ser escuchada, más bien se me acabó la voz, las señas, las expresiones. Ya me cansé. Y no quiero tampoco incluir más gente en mi círculo de amistades porque termino matando bichos y fumigando. Es como limpiar el féisbuk tras haber aceptado un montón de contactos, pero luego de haber perdido mucho tiempo tratando de entender y ya no me queda tiempo.

Ahora lo que quisiera es ganarme la lotería para poder concretar mis planes. Eso o que Tom se case conmigo y me lleve a Inglaterra, lo que se pueda primero o sea más probable.

“Zapatero a tus zapatos” es como “Conejo a tu negocio ilícito”. Y yo soy así, de ese rango, de esa calaña, con esos errores, como caricatura mal dibujada, pero sin opción a ser rectificada. O sea que medio salvaje me tienen que aceptar.

Bruta o loser no soy, eso sí, caso contrario yo misma me hubiese aplicado el hara-kiri al momento de nacer.

Volver me ha puesto sensible. Siento como se me hubiesen levantado de golpe de un profundo sueño y quiero volver a dormir.

Y ahora que me han despertado me di cuenta que estoy chira porque no me depositaron el fin de mes por “un terrible error”. Que se apuren o se convertirá en “terrible crimen”.

~ por elconejo en octubre 7, 2009.

5 comentarios to “Regreso de las vakéishons”

  1. Conejooooooo regresaste como dice la canciòn ” mis ojos lloran por ti” lol!

    Espero seguir leyendote, òjala aflojes mas seguido los dedos.

    Ya sabes Nejo cuando se sale a la selva de asfalto hay que ponerse el traje de batalla, una nunca sabe con que animalejos nos podemos encontrar.

    Saludos.

  2. Volver de vacaciones siempre trae nostalgia. Se acaban esos momentos de libertad y uno vuelve a la rutina de las 8 horas diaras.
    Pero volver a un lugar en el que no estás cómoda, es peor todavía.
    Pilas conejito…

    besos.

  3. /me apuñalando al Conejo de puritica bienvenida 😛
    Avisas si te ganas la lotería para que compartas 😀
    Y la plena es, se siente turro tener que trabajar con grupos de gente en la cual no te sientes del todo cómodo, en fin, son pocos los que terminan disfrutando de su sitio de trabajo.

  4. felicidades por tu regreso Conejo Al, no tenia idea de que estabas en vacaciones

    me pasa lo mismo con el facebook creo que solo 5 o 6 son en verdad importantes para mi y el resto no se de donde salieron (como el hi5)

    suerte con ese dinero “perdido por error”

  5. Bienvenida Al. Te comprendo perfectamente, me siento igual acá. No me imagino haciendo estoy por 30 años más hasta que llegue la jubilación.

    Simplemente me niego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: